0

We love music!

La música es una de las formas más rápidas y eficaces para que los niños aprendan inglés. Los más pequeños son esponjas que todo lo absorben. Por ello pueden asimilar y aprender un nuevo idioma desde la más temprana edad y divertirse aprendiendo los números, el alfabeto o los días de la semana a ritmo de melodía.

Es muy importante que los niños se familiaricen con el inglés desde bien pequeños. Pero además de aprender vocabulario o gramática, es fundamental que se habitúen a escuchar y hablar en inglés. Para llegar a adquirir un buen nivel de speaking, deben estar acostumbrados a escuchar los sonidos en versión original. Solo así podrán reproducirlos de forma correcta.

Llegar a adquirir un buen dominio del idioma, precisa de ciertas reglas y métodos de aprendizaje:

  • Jamás hay que forzar la situación. Si ellos mismos no toman la decisión de hablar, resulta contraproducente obligarlos ya que eso hará que lo vean como algo impuesto, no como un juego.
  • Ver los dibus en VO. Uno de los mejores ejercicios para habituar el oído es escuchar sus series y dibujos favoritos en lengua original.
  • Flash Cards. Asociación de dibujos y palabras. ¡Un recurso genial!

Aprender con música

La música es sin duda la mejor herramienta para que los niños aprendan sin darse cuenta. Los más pequeños, que aún no han desarrollado del todo su potencial lingüístico son los más maleables a la hora de aprender. A través de la música, retienen vocabulario y formas de pronunciación originales al escuchar las melodías una y otra vez.

Para enseñar con música de manera pedagógica existen una serie de trucos:

  • Poner las canciones como música ambiental. Al escuchar las canciones por primera vez, no se asimila todo. Los niños necesitan escuchar las canciones de manera pasiva y al cabo del tiempo, ellos mismos son capaces de reproducirlas sin que nadie se las haya “enseñado”.
  • Es recomendable poner las canciones de fondo mientras están jugando, o realizando trabajos manuales.
  • Después de un tiempo, se puede pasar a profundizar en la letra, cuando el niño ya tenga la melodía asimilada.

La música para los niños tiene gran importancia. A través de canciones pegadizas consiguen retener y recordar muchas palabras del vocabulario, aprender a realizar construcciones gramaticales cada vez más complejas y habitúan el oído a la pronunciación y particularidades de una segunda lengua. El listening es la parte más decisiva de un idioma, por lo que aprender a través de la música, de forma divertida y amena es la mejor opción para que los más pequeños se adentren en el conocimiento de un segundo idioma.

Y así es cómo en miakademia trabajamos….

We love Music!!